El tren de la bruja de Lost

Posted on viernes, 23 de enero de 2009 by Ark

Regresa Lost y lo hace por todo lo alto. Reinventándose por enésima vez y avisando de que quizás no todos estén preparados para seguir montados en este tren de la bruja que, promete, ir mas revolucionado y pasado de vueltas que nunca.
Si la primera temporada fué una presentación de personajes y en las dos siguientes se profundizó en el desarrollo de estos junto a un recurso, el del flashback, que comenzaba a agotarse, la serie se despidió hasta la explosiva cuarta temporada con un nuevo recurso, el flashfoward. De esta manera, Carlton Cuse y Damon Lindelof redefinían la serie como un complejo puzzle donde presente, pasado y futuro se relacionaban entre sí mediante su estructura narrativa, centrando cada episodio en un personaje, en lo que le estaba pasando, le pasó y le pasaría mas adelante.

Pero episodios como The Constant ya apuntaban a que la relación presente, pasado y futuro iba a ir mas allá de la forma en que la serie contaba la historia... para pasar a formar parte de esta. Y de este modo, y sin rodeo alguno, la quinta temporada comienza explotando los viajes en el tiempo y las consiguientes paradojas convirtiendo a Lost, una vez mas, en una serie mutante, que no solo no se ciñe a la estructura narrativa de las anteriores temporadas, sino que las hace saltar por los aires.
La capacidad de sorpresa pues, aumenta, y queda perfectamente definida la linea argumental de esta temporada. Sobre unas ideas, las de las paradojas temporales, que llevaban cociendose desde los comienzos de la serie pero que sus creadores han sabido guardar celosamente hasta ahora. Y que debería haber servido para tener tiempo de definir y escribir unas reglas que encajen en el complejo puzzle de Lost, lejos de las chapuzas improvisadas de otras series que prefiero no nombrar.

A pesar de todo, se arriesgan a encolerizar a los fans mas talibanescos y puristas, a aquellos que exigen que la serie sea como en sus origenes (¿que sigan definiendo a los personajes?), realista (¿¡realista!?) y que todo tenga una explicación "científicamente" creible (lo que coño quiera significar eso). Para esos los creadores tienen también una respuesta, y esta la encontramos en la escena en la que vemos a Hurley contándole a su madre toda la verdad sobre la isla: una historia absolutamente rocambolesca de monstruos de humo, malos llamados "los otros" y botones que hay que pulsar cada 108 minutos para que no se acabe el mundo. Vamos, como comprar el pan los domingos.
El mensaje es claro: "Esto es lo que hay, así que no nos vengas con monsergas a estas alturas. Si te gusta, te quedas, y si no, te bajas del tren".
Yo me quedo.

1 comentarios:

Lil says:

El momento de Hugo con su madre ha sido para mí tremendamente emocionante, y eso que Lost ya atesora bastantes momentazos de -cuidado que se me cae la lágrimita- XD.
Viendo los dos primeros capítulos de esta temporada no he podido dejar de pensar: "sois los putos amos". Porque soy consciente de estar viendo una de las series más impactantes y elaboradas de los últimos años. Y no tenía una sensación así desde Expediente X. Pero los responsables de Lost, al contrario que Chris Carter y compañía, no han caído en el error tan tentador de explotar la gallina de los huevos de oro hasta rebasar sus límites, de tal forma que la trama se complica tanto que deja de tener sentido, y se convierte en un culebrón venezolano pero en absurdo(algunas series no necesitan ni dos temporadas, véase la fallida Heroes, que prometía pero que acabó siendo una completa decepción). Y como tú dices, no tiene porqué ser plausible ni realista, si no que debe respetar las reglas que ellos mismos van construyendo y, sobre todo, tener claro a donde van, que si no uno se pierde y a saber dónde acaba apareciendo...
Y por lo que llevo visto,en esta temporada siguen explorando temas tan molones como los límites de la confianza, el engaño y la persuasión, las alianzas y coaliciones... de una forma que a veces creo estar ante un tratado de psicología de la comunicación.
Y aunque no llego al nivel de una amiga, que tiene "debates lost" todos los domingos, una de las cosas que más disfruto de la serie es comentarla al acabar el capítulo y profundizar en algunos detalles, o aventurar teorías, aunque sé de sobra, que siempre nos acabarán sorprendiendo. Porque a veces, más que el tren de la bruja, parece que estamos subidos en el gusano loco. Y aunque baje mareada, siempre compro otra entrada para volver a montar.